En los últimos 10 años la tasa de mortalidad en el Ecuador ha incrementado, por lo que ha sido necesario que los cementerios se expandan con la finalidad de recibir a más personas.

 

En el Ecuador la tasa de mortalidad es del 4% para el 2014, es decir que alrededor de unas 60 mil personas mueren. Este dato ha variado drásticamente durante los últimos 10 años. Según los datos estadísticos arrojados por el INEC en el 2013, cada región tiene un porcentaje de muertes dependiendo de su población, por ende la costa es la que mayor índice de defunciones tiene con un 50,27%, es decir que cada año por lo menos en esta región mueren alrededor de 31. 318 mil personas, pero este valor puede variar dependiendo de diversos factores como el clima. Caso contrario sucede con la región insular, que al ser la menos poblada tiene una tasa de 0,09% siendo la tasa más baja en comparación con las demás regiones. En segundo lugar está la región sierra con una tasa del 45,85% y le sigue la amazonia con 3,65%.Por cada región que conforma nuestro país, hay una ciudad que tiene el porcentaje más alto de personas fallecidas; tal es el caso de Sucumbíos (Oriente) con el 10%, Pichincha (Sierra) con el 44% y El Guayas (Costa) con el 56%, porcentajes que han ido aumentando o disminuyendo desde el 2000, año en que cada una de estas provincias tenían un porcentaje más alto o más bajo con respecto al sus datos actuales. Por ejemplo, Pichincha y Sucumbíos tenían el 46% y 14% respectivamente. En el caso de provincias como El Guayas su porcentaje de mortalidad aumentó el 50%. Es claro, que esta última provincia, es la que mayor población tiene, por lo que no  es sorprendente que su tasa de mortalidad sea una de las más altas. Esto también se debe a que hay más pobreza,  además de que sus pobladores están expuestos a contraer enfermedades mortales. 

Como ya se ha mencionado anteriormente, el índice de muertes, ha incrementado notablemente con el pasar de los años. Por ello, es importante conocer las diversas causas de muerte que afectan a nuestro país. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, en el año 2001, la principal causa de muerte era por enfermedades cardíacas con una tasa del 33,37%, seguida por el 23,42% de muertes por enfermedades cerebrales y ocupando el último lugar están las enfermedades hepáticas con un 11,67% de muertes. Cabe recalcar que, la tasa de muerte que están mal definidas es del 55,73% un porcentaje muy alto con respecto a las otras, de las que si se conoce su origen. Pero estos datos han dado un giro de 360°, porque para el 2011, la principal causa de muerte era la diabetes mellitus con 29,18%, seguida por las enfermedades Hipertensivas con un 28,7% y al igual que en el 2001, las enfermedades hepáticas con un leve incremento del 1,41% al porcentaje anterior.

Teniendo en cuenta los datos mencionados anteriormente, es claro el porqué en los últimos seis años todos los grupos funerarios se han visto en la necesidad de ampliar el territorio de los cementerios que tienen a su mando o en su caso buscar  terrenos adicionales para hacer nuevos cementerios, con la única finalidad de poder cubrir la alta demanda de personas fallecidas que necesitan un espacio como su última morada. Cabe recalcar que para Montesdeoca, Quito tiene el 80% de espacios disponibles.

Tomando como un referente a la provincia de Pichincha,  Quito posee una gran cantidad de cementerios, que ofrecen diversos servicios por los que las personas pueden elegir para su destino final; Según Darwin Engueta, jefe de comercialización de Casa Girón, ellos son los pioneros en brindar diferentes servicios como la cremación, porque los columbarios no ocupan tanto espacio y permiten que los cementerios tengan capacidad para albergar personas; otro servicio en el que son pioneros es el maquillaje de muertos, de igual forma han creado el servicio de prevención exequial: “Plan y Vida”, con el objetivo de que las personas no pueden evitar la muerte pero sí pueden estar preparadas para enfrentarla. Este plan de prevención quita un peso de encima a los familiares de las personas que fallecen, porque en los momentos de dolor no tendrá la preocupación de realizar estos trámites. Cabe recalcar que Casa Girón forma parte del Grupo Jardines del Valle, el cual posee un cementerio “Jardines del Valle” que tiene dos etapas, la más nueva de sus etapas comenzó a construirse hace dos años. Chicaiza afirma “En Casa Girón no nos permitieron hacer el crematorio, por lo que  a las personas que optan por este servicio se les direcciona a una de las casas funerarias pertenecientes al Grupo: “Jardines del Valle”.

Según Marco Valenzuela, gerente de la Sociedad Funeraria Nacional, la funeraria nacional se creó con la idea de brindar un servicio exequial de calidad. Este grupo funerario posee tres cementerios, ubicados zonas estratégicas de la ciudad, además el cementerio de “San Diego” posee una larga trayectoria histórica. “Manejamos una infraestructura y tecnología moderna para dar un excelente servicio, porque nos hemos visto en la necesidad de mejorar cada día frente a la alta demanda de mortalidad.” Esta es una de las principales razones por las que la funeraria Nacional se ha visto en la necesidad de ampliar y mejorar el espacio de sus cementerios como con el cementerio “El Batán”, que inauguro uno de los pabellones más modernos y dio paso a la construcción de otro pabellón, que aún no se termina de construir, porque en su mayoría los espacios del cementerio estaban copados.

“Nosotros tenemos la filosofía de arrendamiento o ventas de sepulturas, pero en el caso del Cementerio de San Diego en su mayoría se ofrecen unidades de arrendamiento porque no tenemos más espacio para crecer” afirma Valenzuela. Esto se debe a que en el sur y centro de Quito es donde se concentra la mayor parte de la población de la capital Ecuatoriana.

Según Francisco Cano, gestor y asesor del proyecto “Camposanto del Sur”, “La población del sur enterraba a sus muertos en el norte y centro de Quito.  La capacidad de los cementerios del norte y centro ya no tenían espacio para crecer y ya solo sobreviven del reciclaje de nichos y tumbas.” En el sur de la ciudad vive más del 50% de la población, por lo que fue necesario crear un cementerio llamado “Camposanto del Sur”, este es un cementerio de 32 hectáreas con capacidad para 88 mil tumbas dobles de inhumación en tierra. Al ser un cementerio relativamente nuevo por tener 4 años de existencia, aún le quedan disponibles alrededor de 70 mil tumbas. Sin embargo por la demanda que existe, se piensa expandir 15 hectáreas más.

 Cada cementerio maneja su propia visión, incluso el cementerio de Memorial trata de marcar tendencia con nuevos métodos, según Cristhian Montesdeoca, administrador, “Memorial tiene un cementerio privado que cuenta con 800 espacios, que se manejan en la modalidad de arrendamiento durante 4 años, es decir es un cementerio reciclable.” Esto se refiere a que después de 4 años la persona puede decir que hacer con los restos de su familiar fallecido, si deciden cremarlo, se les facilitara un columbario para que ahí mismo depositen las cenizas de su familiar. Memorial es pionero en brindar un nuevo servicio conocido como hidrólisis, proceso por el cual se va hacer que el cuerpo desaparezca a través del agua.

Jorge Chicaiza, administrador de Monte Olivo, afirmó, “Aproximadamente 10 mil tumbas se encuentran ocupadas. Hay espacios libre pero que ya están vendidos, es decir, apenas llegue el muerto se lo entierra.” Esta es una de las principales razones por lo que en el 2011 tuvo que expandirse inaugurando dos nuevas etapas. Por el momento, este cementerio no ve la necesidad de expandirse, aunque si lo hicieran tiene espacio disponible para hacerlo. Monte Olivo es un cementerio que se encuentra divido en varias etapas, por lo que resulta difícil saber cuál es la cantidad exacta de espacios disponibles que les queda; cada semana alrededor de unas 20 personas llegan buscando el servicio de este cementerio.

Como se puede observar en estos últimos 10 años se han creado varios cementerios, como el metropolitano, memorial y camposanto del sur, mientras que los que ya existían tuvieron que expandirse, gracias a que el incremento en la tasa de mortalidad ha hecho que el espacio disponible que existía no cumpliera con la demanda requerida.